Arquitectura bioclimática

03 Marzo · 2020

En la Unión Europea los edificios representan el 40 % del consumo energético y el 36 % de las emisiones de CO2. El reto de reducir el consumo energético y las emisiones implica reducir también el consumo en los edificios de obra nueva. En esta tarea, la arquitectura juega un papel fundamental, y su tendencia es la transformación hacia el diseño de edificios más eficientes con la arquitectura bioclimática.

La arquitectura bioclimática es una disciplina arquitectónica cuyo principal objetivo es el diseño de edificios que permitan el mayor confort posible para los seres humanos, utilizando la relación con el clima y los elementos naturales del entorno. Para lograrlo, la arquitectura bioclimática desarrolla tácticas de aprovechamiento de las condiciones medioambientales en beneficio de los usuarios de la vivienda o edificio en cuestión.  

El confort térmico y la eficiencia energética son los dos pilares sobre los que este tipo de arquitectura desarrolla sus diseños, a pesar de que también tiene en cuenta otros aspectos como el impacto de la construcción sobre el hábitat donde se edifica, y la huella ecológica de los materiales. Es decir, la arquitectura bioclimática aprovecha los recursos disponibles produciendo el menor impacto ambiental posible, con el objetivo de obtener viviendas que requieran el menor consumo energético posible. 

Pero ¿Cómo logra un diseño mejorar la eficiencia energética? La arquitectura bioclimática tiene en cuenta una serie de elementos, como las condiciones del suelo, la latitud, la orientación, los materiales utilizados, la vegetación, la dirección del viento, etc. Cada uno de estos elementos por separado puede no producir ningún cambio significativo, sin embargo, al tenerlos en cuenta de forma integrada dan como resultado el ahorro y la eficiencia energética.


Las condiciones del suelo


Una de las mejores cualidades del suelo es que eleva la inercia térmica, es decir, que amortigua y retarda la variación de temperatura que se produce entre el día y la noche, reduciendo los cambios de temperatura en el interior de la casa. El enterramiento parcial de los edificios o de alguna de sus fachadas puede contribuir a mejorar la eficiencia energética a través del aprovechamiento de la acumulación calorífica que produce el suelo. La colocación de jardines o huertos en el techo de la vivienda también tiene un efecto aislante frente a los cambios de temperatura. 

Otra fuente de energía de la que se puede disponer a través del suelo es la geotermia, a través de ella se pueden obtener tanto energía eléctrica como calorífica.

  
La orientación


Cuando se habla de la orientación de una vivienda en realidad se hace referencia a las entradas de luz y calor procedentes del sol. El aprovechamiento inteligente de sol en el diseño de las obras nuevas puede reducir enormemente el gasto energético. 

Situar las ventanas más grandes de la casa, o incluso instalar una terraza acristalada en la zona sur permitirá que la radiación solar entre a través del vidrio y caliente el interior de la vivienda en invierno; mientras que en verano el sol impactará principalmente en la cara norte. Por eso es recomendable que las fachadas más opacas se sitúen hacia el norte, para proteger la vivienda del frío en invierno y del calor excesivo en verano. 

La vegetación también juega un papel fundamental, los árboles situados en el lugar preciso pueden darnos sombra en verano, y proteger a la casa del frío durante el invierno haciendo de cortavientos. 

Arquitectura bioclimática-min.jpg
Sistemas de climatización


La calidad, la temperatura y la humedad del aire son elementos esenciales a tener en cuenta tanto para la eficiencia energética de una obra nueva, como para garantizar su salubridad. Tradicionalmente se utilizaban sistemas de tiro térmico que permitían controlar el caudal del aire, sin embargo, las nuevas tecnologías permiten acondicionar el aire de las viviendas con un mínimo de pérdida energética gracias a los nuevos sistemas de climatización. 

Los recuperadores de calor y la aerotermia son dos sistemas de climatización que si se implementan junto al resto de elementos lograrán que la vivienda tenga un índice de consumo casi nulo, permitiendo un confort térmico saludable en su interior. 


Quizás te puede interesar:


Para contar con las ventajas que ofrece la arquitectura bioclimática en las obras nuevas es necesario estudiar previamente el diseño de la vivienda, y adaptar tanto la construcción y la distribución del edificio, como los sistemas de eficiencia energética que complementarán a las posibilidades del entorno. 

El reto europeo es reducir durante el próximo año un 20% el consumo energético proveniente de las viviendas, gracias a la arquitectura bioclimática y a las fuentes de energía renovables, este reto no solo es alcanzable, sino que además supondrá un gran ahorro a largo plazo para los inversores que decidan apostar por esta nueva forma de construcción sostenible.

CONTACTO

Si crees que tu futuro hogar puede estar en una de nuestras promociones, no lo dudes, déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

La Tranquilidad de acertar

He leído y acepto la política de privacidad

¿Quieres que te llamemos?

He leído y acepto el tratamiento de datos personales

Contactaremos contigo
en menos de 24 horas.

El presente sitio web podrá utilizar cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies utilizadas y su desactivación pincha aquí