La demanda de calidad en los nuevos compradores

28 Junio · 2018

CATEGORÍA

COMPARTIR

La calidad de una vivienda es importante para decidir a los potenciales clientes a realizar su compra. Sin embargo, y atendiendo a los detalles concretos, es importante saber qué tipo de cliente puede ser el que acuda a inspeccionar la vivienda.

Según algunos estudios llevados a cabo, se pueden distinguir tres perfiles principales entre los posibles compradores de una vivienda. Conocer aquello en lo que se fijará cada uno puede ayudar a definir mejor el tipo de vivienda que hay que exponerle a cada persona.

Cómo deciden la venta los acabados de una vivienda según el tipo de persona

Entre los potenciales clientes, lo más habitual es que su perfil derive hacia una de estas tres tendencias: la austeridad, la exigencia y el pragmatismo. Aparte del diseño concreto, y de la calidad del acabado de la vivienda, cada tipo de cliente se fijará en una serie de cualidades concretas.

El cliente pragmático

Este perfil es el más abundante en el mercado de inmobiliarias españolas. La mayoría de personas de este tipo cuentan entre 35 y 54 años y suelen vivir en pareja. Usualmente buscan una nueva vivienda para usarla como residencia habitual, pero un pequeño porcentaje puede estar interesado en utilizarla como segunda vivienda.

La exigencia de este perfil de clientes puede considerarse de un grado medio, en el sentido de que tiende a ser menos exigente respecto a las prestaciones básicas de la vivienda, en busca de un menor desembolso en presupuesto.

Este perfil puede verse dividido entre otros dos tipos: los pragmáticos jóvenes que aún viven con sus padres, y que buscan una primera vivienda; y los pragmáticos más maduros, entre los que es habitual un creciente interés en una segunda vivienda.

Determinante resulta para unos y otros la búsqueda de mejora en la vivienda y la oportunidad según el momento de sus vidas, pero es siempre la visión de futuro respecto a la adquisición de la vivienda lo que decide a los pragmáticos, por encima incluso de la posibilidad de alquilar, incluso para los más jóvenes.

El cliente exigente

Este tipo de cliente suele encontrarse entre los 25 y 35 años, y suele vivir también en pareja. Lo más habitual es que busquen una vivienda de uso habitual.

El momento de la vida y la mejora de la vivienda son los factores más importantes para la toma de decisiones de este perfil de comprador. Suelen buscar viviendas de poca antigüedad, preferiblemente nuevas y con al menos tres o más habitaciones, normalmente en la misma localidad en la que ya residen.

Estos perfiles atribuyen gran importancia a todos los aspectos de la vivienda de su interés, con especial énfasis en los conceptos que supongan un creciente confort y comodidad, como la existencia de plaza de garaje propia del inmueble, trastero, terraza, que la vivienda cuente con materiales de calidad, y que existan servicios en las proximidades.

El precio y la ausencia de una oferta que satisfaga todas sus expectativas es la causa habitual de las ventas que no se completan para este perfil.

El cliente austero

Este tipo de cliente es el perfil de mayor edad, con preponderancia de personas de más de 40 años. Muchos viven en pareja, pero el porcentaje de posibles compradores que viven solos es bastante mayor que en los dos perfiles anteriores. Por ello es habitual que la compra esté destinada al uso como primera vivienda, aunque en unos pocos casos se enfoca como una forma de inversión.

El nivel de exigencia es menor, algo que tiene en común con el perfil de los clientes pragmáticos, pero es posible ver discrepancias según el objetivo de uso de la vivienda. Por ello, lo más habitual es la búsqueda de un presupuesto para la compra no mayor de los 100.000 euros, a lo que hay que sumar que es el tipo de perfil más propenso a iniciar negociaciones en los precios.

El precio y el número de las habitaciones son los elementos principales que deciden el objetivo de su compra, especialmente cuando buscan una segunda vivienda o vivienda nueva. Aquellos que están realizando una inversión contemplan aspectos como el acceso a los transportes, la proximidad de servicios en la zona o el aspecto del barrio donde se ubica la vivienda.

La calidad de los materiales sigue siendo determinante

A pesar de que es imprescindible conocer el perfil del posible comprador, todo ello sirve de bien poco si la vivienda no está construida, desde su diseño, con la intención de ofrecer el espacio más confortable posible, y con materiales que, además de habitable, hagan la vivienda lo más longeva posible.

El perfil actual de los clientes es cada vez más exigente en general, gracias al acceso a la información y la facilidad para comparar que brindan las nuevas tecnologías.

Por ello, la calidad de una vivienda a la hora de construir, es vital para mantener la competitividad en este mercado.

CONTACTO

Si crees que tu futuro hogar puede estar en una de nuestras promociones, no lo dudes, déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

La Tranquilidad de acertar

He leído y acepto la política de privacidad

¿Quieres que te llamemos?

He leído y acepto el tratamiento de datos personales

Contactaremos contigo
en menos de 24 horas.

El presente sitio web podrá utilizar cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies utilizadas y su desactivación pincha aquí